El Real Madrid quería recuperar la cima de LaLiga con ligera comodidad para llegar líder al Clásico, pero primero debía superar al Levante.

Foto: Twitter @realmadrid

El conjunto valenciano jugaba de local y con el único (y sorpresivo) gol de José Luis Morales, logró derrotar por 1-0 al cuadro merengue y relegarlo al segundo lugar de la tabla.

La primera mitad fue completamente del equipo madrileño, que con posesión y ataque estaban advirtiéndole a los locales que podía ser una mala noche.

Pero el equipo azulgrana no se intimidó ante la fortaleza del Real Madrid y pudo sostener su arco en cero durante toda la primera parte.

Para la segunda mitad, el Levante hizo honor a su nombre y se «levantó» para irle a jugar de tú a tú a su visita, que aun así no dejó de ser el peligroso del partido.

Y pese al repunte del equipo valenciano en el partido, el conjunto blanco seguía demostrando que en cualquier momento podía caer el gol, pero Aitor Fernández se convirtió en una pared para negarle cualquier grito a sus rivales.

Y sin pensarlo, cuando nadie lo esperaba por ser los mejores minutos del merengue, apareció el gol del capitán local, cuando en la delgada línea roja, habilitado por Varane, picó a espaldas de Modric para internarse al área y sacar un derechazo al ángulo que superó a un confiado Courtois, quien ni siquiera subió los brazos.

El Real Madrid continuó atacando, pero si antes de la anotación, Fernández se hizo una pared, después se convirtió en un edificio para los merengues, que no pudieron superarlo y además, no tuvieron puntería.

Lee también   "La leyenda renace"

El cuadro de Zidane jugó sabiendo que el Barcelona había ganado y lo había superado en la tabla, y ahora con la derrota, lo ve arriba a dos puntos y llegando al Clásico como líder de LaLiga.