En un partido agónico hasta el final, el Real Madrid se impuso por penales al Atlético de Madrid y es el campeón de la Supercopa de España.

Foto vía Twitter

El cuadro merengue se impuso por 4-1 en la tanda desde los 11 pasos a los colchoneros, tras el 0-0 en tiempo reglamentario y también en el alargue.

El mediocampista mexicano, Héctor Herrera estuvo desde el primer minuto del partido en su equipo, pudiendo jugar el compromiso hasta el minuto 56 para darle paso a Vitolo.

El primero tiempo desde sus primeros minutos mostró a un equipo blanco muy superior a los rojiblancos, que lograban atacar por destellos pero que fueron creciendo conforme pasaban los minutos, aunque no lograban poner en peligro a Courtois.

Sin embargo, cerca del final de la primera parte los dos equipos llegaron al mismo nivel, firmando un empate sin goles, pero que bien pudo haber sido con uno o dos, por lo menos.

Para la segunda parte, el dominio del Real Madrid fue mucho más claro y evidente, el mediocampo merengue dominaba la pelota e hizo desaparecer al ataque del Atlético. No obstante, mediante avanzaba el compromiso el cansancio se hizo notar, y las llegadas al área por parte de ambos eran más constantes, pero sin ofrecer peligro alguno.

La prórroga continuó con la misma tónica que la última parte del segundo tiempo, dos equipos cansados y partidos llegaban al área, pero Oblak y Courtois se pusieron sus respectivas capas para salvar a sus equipos y firmar el 0-0 que los llevaron a los penales.

Pero otro héroe para el cuadro blanco fue Federico Valverde; el volante uruguayo derribó a Álvaro Morata por la espalda cuando el español se escapaba solo en una clara jugada de gol, por lo que el principal le mostró la tarjeta roja. Se fue expulsado, pero salvó a su equipo.

En la tanda, el Real Madrid fue el primero en patear, Carvajal no falló su disparo y puso en ventaja a los suyos, caso contrario pasó con Saúl, quien estrelló su remate en el palo. Con la ventaja, Rodrygo colocó el segundo de su equipo para alargar la ventaja, misma que Courtois se encargó de mantener al detener el remate de Thomas. Modric se encargó de convertir el tercero de los blancos que los acercaba al título, sin importar la anotación de Trippier para el 3-1. El partido lo sentenció el capitán merengue, Ramos convirtió el gol de la consagración y se encargó de levantar la Supercopa de España.

Lee también   Zidane se reincorporó a la concentración en Montreal