Habilitados para jugar Champions...
Habilitados para jugar Champions…
El Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) suspendió la exclusión de dos años en torneos de Europa al Fenerbahçe, impuesta por la UEFA en el marco del escándalo de partidos amañados, indicó este jueves el club turco.

«Para todos los hinchas del Fenerbahçe: el equipo de fUtbol Fenerbahçe seguirá su ruta este año en la Liga de Campeones, con el sorteo que se celebrará mañana (viernes)», aseguró el presidente del club de Estambul, Aziz Yildirim, en un comunicado publicado en la página internet del gigante otomano.

«Después de la suspensión por parte del TAS de las sanciones impuestas por la UEFA, vamos a participar como cabezas de serie en el sorteo que tendrá lugar mañana (viernes) en Nyon, Suiza» para definir los equipos que se enfrentan en la tercera ronda previa de la Champions, según el comunicado.

Según el diario turco de circulación masiva Hurriyet, citando a un exdirigente de la Federación de Turquía, el Fenerbahçe optó por un procedimiento acelerado de presentación ante el TAS, que incluye la suspensión de la sanción hasta que la sentencia del tribunal arbitral se tome definitivamente.

Sin embargo, si el TAS confirma la sanción en una audiencia programada para la segunda quincena de agosto, el Fenerbahçe será excluido de la Liga de Campeones y será sustituido por el Bursaspor, cuarto del Campeonato de Turquía de 2012-2013.

La UEFA había anunciado a fines de junio la exclusión del Fenerbahçe por tres años de las competiciones europeas, debido a su participación en una gigantesca trama de arreglo de partidos que se destapó en 2011.

Lee también   Renovación de De Gea se complica

Por su lado, Aziz Yildirim fue condenado por esos hechos a seis años y tres meses de prisión, pero luego fue liberado tras un año de detención preventiva.

En tanto, el Fenerbahçe había sido excluido por la propia Federación turca de la edición 2011-2012 de la Liga de Campeones de Europa.

Más tarde, el organismo rector del futbol europeo redujo, en apelación, la pena a dos años de exclusión.