Tras 18 temporadas en el futbol italiano y una década en el Udinese, donde se le considera un ídolo, Antonio Di Natale colgará los botines. Hoy avisó que se retira en junio, cuando concluya la temporada en curso.

Di Natale, que contará con casi 37 años en el momento de su adiós, arrancó su carrera en el Empoli, de donde salió cedido a Boca Pietri, Varese y Viareggio, todo ello en dos temporadas. Volvió al Empoli y de ahí se fue al Udinese en la temporada 2004 – 2005, siempre como un delantero de perfil bajo. Fue hasta la 2007-2008, donde estalló con 17 goles.

Como el buen vino, con la madurez ganó cuerpo, calidad. Las últimas cuatro temporadas se destapó con su mejor cosecha: 29, 28, 29 y 26 goles, que le terminaron por llevar al Mundial de Sudáfrica 2010 y a dos Eurocopas con la selección italiana. A pesar de que nunca levantó ningún título, dejó cifras importantes, 234 goles y 59 asistencias en 524 partidos (más lo que se acumule).

«Ya he comunicado la decisión a mi familia y ahora lo hablaré con el club. En diez años en Udine he marcado más goles que veces fui a cenar con mi esposa. Hay críticas que no se entienden», dijo Di Natale tras el partido ante Hellas Verona.

Las reacciones no se hicieron esperar. «Me disgusta por él; no me imagino un Udinese sin el Toto Di Natale», señaló Luca Toni, al tiempo que su técnico Francesco Guidolin, reaccionaba sorprendido: «No sé qué decir. Creo que es un momento de amargura después de una derrota y un momento delicado para él y para el equipo. Lo veo todos los días, se entrena con nosotros, no consigue marcar con la facilidad que solía, pero sigue siendo un gran jugador y nuestro capitán. Y lo necesitamos. Voy a tratar de hacer que cambie de opinión».

Lee también   “Me equivoque al fichar por el Barcelona”: Petit

Vaya bomba en Udinese. ¿Cumplirá con su palabra?