Tras la salida de Sandro Rosell del cargo de presidente del club catalán, su sucesor fue claro a la hora de manifestar su posición sobre lo que ocurrió en la última semana: Josep Maria Bartomeu apuntó hacia la capital del país.

«En Madrid cuesta digerir que tengamos jugadores como Neymar», dijo el nuevo presidente, marcando una «mano negra» desde la capital española en el asunto. «A Cases (el socio que hizo la denuncia), alguno en Madrid lo ha cogido y lo han hecho volar muy alto. Han pretendido hacernos daño, no lo han logrado», aseguró.

Igualmente, Bartomeu no quiso explicar si se refería al Real Madrid o sólo a la capital: «Prefiero no hablar del Madrid, a mí me gusta el Barça y tener un club tan democrático como el nuestro».

Además, el nuevo titular del Barcelona aclaró que «Messi no está en venta», tras los anuncios que llegaron desde Francia sobre que el Paris Saint Germain estaba en condiciones de pagar la cláusula de rescición del argentino, valuada en 250 millones de euros. Y aclaró que mejorarán su contrato. «Nos sentaremos a hablar con su padre. Sin prisas. No será de forma inmediata, pero lo haremos», aseguró.

Lee también   La acciones de la Juventus subieron un 5,89% tras rumores sobre el fichaje de Cristiano