Sometido a estricta vigilancia "dietética"
Sometido a estricta vigilancia "dietética"

Con toda la intención de tenerlo listo para la Copa Libertadores, especialmente para el partido de este 15 de febrero ante Deportivo Táchira, Tite, técnico de Corinthians, recluyó a Adriano en un hotel para que dejara de comer y así bajara los kilos que tiene de más, pues ya rebasó los 100. «Queremos lo mejor para él y para nosotros», dijo el entrenador a la prensa brasileña.

Para evitar que le diera apetito desmedido y gula, Tite creyó que lo mejor para Adriano era estar encerrado en un hotel, sitio donde estaría vigilado por gente del cuerpo técnico para controlar sus horarios de comida. Después de cada entrenamiento, el jugador lleva a cabo tres sesiones por día, Adriano retorna al hotel para alimentarse con un plato del menú que consumen sus compañeros.

Sin embargo, la medida no ha sido del todo positiva. Adriano no ha bajado los kilos exigidos por su entrenador y fue descartado para jugar ante Táchira. De acuerdo a Tite, el futbolista podría ver acción en la segunda fecha del certamen si es que sigue ateniéndose al «intenso programa para recuperar su mejor forma física». Así las cosas, el técnico continúa con la idea de mantenerlo encerrado en el hotel.

Lee también   Adriano jugó 8 minutos luego de 2 años y piensa en el Mundial