Alexandr Kokorin jugador de Zenit de San Petersburgo y Pável Mamáev del Krasnodar tendrán que dormir tras las rejas luego que, tras una noche de fiestas, terminaran agrediendo un político y un chofer. La pelea en la que ambos jugadores con pasado en la selección estuvieron inmiscuidos fue polémica a nivel nacional e internacional por el deplorable proceder de los deportistas.

El jueves por la noche un tribunal de Moscú, capital de Rusia, castigó la agresión que tuvo origen el pasado lunes la detención de Kokorin y Mamáev y su traslado al centro de detención Butirka.

Los dos futbolistas y el hermano de Kokorin, otro de los acusados de la agresión, estarán encarcelados en solitario por espacio de 10 días, tiempo en que los tres serán evaluados por médicos y psicólogos para determinar si tienen algún problema.

La pena, hasta los momentos, para los dos jugadores durara hasta el 8 de diciembre aunque, según el código penal ruso, la condena puede acarrear una duración de siete años tras las rejas. La noticia causó bastante malestar en la sociedad rusa, tanto que el gobierno de Vladimir Putin condenó el hecho fuertemente.

Cabe destacar que ambos jugadores provocaron dos peleas, primero golpearon con una silla a un político durante un restaurante y, luego, patearon y dijeron insultos racistas a un chofer. Los dos jugadores fueron parte, en su momento, de la selección rusa, sobre todo Kokorin, que fue considerado una promesa del fútbol ruso y que se perdió el pasado Mundial por una lesión.

Lee también   Messi no está aquí para batir récords, está aquí para crear