La federación de fútbol del país vecino del norte y rival de México por el boleto a la Copa Confederaciones del 2017, ha anunciado por medio de sus redes sociales un cambio de día para festejarse el cotejo, ni CONCACAF ni la FMF se han anunciado acerca de esto, pero los norteamericanos ya dan por hecho que el partido se jugará el día 10 de de Octubre del año en curso y no el 9 que es como estaba previsto.

El partido será en el Rose Bowl de Pasadena y en el cuál se espera obviamente un lleno total con mucha parcialidad mexicana, sin duda este partido es una muestra más de que en CONCACAF mandan dos cosas, el tío Sam y el billete (con la) verde.CL0NPdBUAAAmMBN

 

Lee también   Manchester United estiró su mal momento ante Newcastle