Jackson Martínez no salió contento del empate ante el Viena.

Frustración fue lo que dejó a los jugadores del Porto el resultado ante Viena, ya que no pudieron aprovechar el empate del Zenit para apoderarse del segundo lugar del Grupo G de la competición.

Jackson Martínez se mostró sorprendido tras el resultado, admitió el mal juego de su equipo en la primera mitad, pero consideró que en el complemento hicieron todo lo posible para conseguir la victoria.

«En la primera mitad ellos tenían la sartén por el mango, les dimos la pelota con facilidad y comenzaron a hacer un buen partido. El segundo tiempo fue totalmente diferente, atacamos todo el tiempo para tratar de conseguir el empate, pero es difícil cuando no se empieza bien el juego», señaló al diario A Bola.

«No recuerdo un partido en el que hemos perdido muchos balones como en la primera parte», se lamentó el colombiano, quien sabe que están en deuda con su afición. «En casa siempre tenemos que ganar. Porto se diseñó para ser un equipo fuerte en casa. Lo sentimos por nuestra afición, estamos tristes».

¿Dejó ir Porto la oportunidad de clasificar a octavos de final?

Lee también   ¡Vota por lo mejor y lo peor de la jornada!