«Estoy triste, estoy enojado, pero también estoy orgulloso de mi equipo, que hoy mereció los tres puntos», comentó Steve Clarke, técnico de West Bromwich, tras dudoso el penal que les marcaron en contra y que significó el agónico empate de Chelsea.

En la entrevista post-partido, le comentaron que José Mourinho había declarado que el penal fue claro, a lo que Clarke respondió: «Claro que va a decir eso, él debe mostrar esa posición».

Resaltó el gran partido de su equipo y recordó las malas decisiones arbitrales que, desde su punto de vista, le han costado cinco puntos en esta temporada. «No fue penal y, como dije, nos quitaron dos puntos, y ya son cinco en total. En lugar de estar entre los primeros seis, estamos atorados en la mitad de la tabla», finalizó.

Lee también   Coutinho ahora estaría en la mira del Chelsea