Hay heridas que tardan muchos años en cerrar y algunas que quizás nunca lo logran, y definitivamente la afición del Chelsea nunca olvidará las semifinales del 2009 de Liga de Campeones cuando en Stamford Bridge el Barcelona los eliminó con el gol de Iniesta en tiempo de descuento.

Aquel partido tuvo de todo, polémica, pasión, dramatismo y mucho enojo e indignación por parte del lado Blue, que reclamó el arbitraje del noruego Tom Henning Ovrebo, quien, desde la percepción de los ofendidos, dejó de marcar cuatro tiros de penal en favor del Chelsea y benefició al Barcelona en otras marcaciones más.

A la fecha, el arbitraje de aquel partido sigue siendo tema y ni el paso del tiempo ha apaciguado los reclamos, ni el enojo, ni la indignación en la afición del Chelsea.

La herida sigue tan abierta, que este día Tom Henning Ovrebo, confesó para el diario británico The Guardian, que todavía recibe correos amenazantes de aficionados del Chelsea por su arbitraje en aquella semifinal.

Tras su polémica actuación en ese entonces, el silbante recibió diversas amenazas a través del correo electrónico, y asegura que todavía, casi tres años después, recibe algunas misivas «abusivas». «Todavía dura. Sigo recibiendo entre tres y cuatro correos de aficionados del Chelsea cada año», señaló el colegiado.

«No es algo agradable, pero tampoco nada demasiado serio. No dejo que me afecte a mí ni a mi familia. La verdad es que ellos no saben mucho sobre esto porque no les enseño los correos», explicó Ovrebo, padre de cuatro hijos, que también ejerce de psicólogo.

Hoy, Tom Henning Ovrebo está retirado del arbitraje internacional y a sus 45 años de edad pita en la primera división de su país, y para su desgracia, siempre será recordado por su actuación de 2009 en Stamford Bridge.

Lee también   La UEFA condecorará a Éric Cantona por su trayectoria