El campeón del Mundo e antiguo internacional con Italia, Vincenzo Iaquinta, fue condenado a 2 años de prisión por tenencia ilegal de arma y asociación con la Mafia italiana; el padre del jugador también fue sentenciado a prisión, y deberá cumplir una condena de 19 años.

El antiguo jugador de la Juventus de Turín, y campeón del Mundo en 2006, estaba acusado de posesión irregular de armas con el objetivo de facilitar los negocios de la ‘Ndrangheta’, la mafia italiana. Iaquinta terminó siendo sentenciado a dos años de prisión a pesar que la Dirección Antimafia (DDA) italiana pedía seis años.

La sentencia por parte de los jueces no fue tomada de la mejor manera por parte de Iaquinta, jugador de la Juventus hasta 2012, que luego de la lectura de sentencia salió del tribunal afirmando que era un proceso de venganza contra él y su familia.

“Me han robado la vida. Me lo han robado todo sin yo hacer nada. Estoy sufriendo como un perro. Estoy sufriendo por mi familia y por mis hijos”, argumentó un bastante enfadado Iaquinta.

Por los momentos, el ex delantero, que llegó a anotar 109 goles en la Serie A y jugar 40 partidos con la selección de Italia, aún no ha entrado a la cárcel, y se espera que impune la sentencia.

 

Fuente: As.com

Lee también   A la 'vieja' le falta 'Calcio'