Cesc Fábregas, centrocampista del Mónaco, admitió, al ver por televisión la reanudación de la Bundesliga este sábado, con los partidos a puerta cerrada, que se sentía «como si estuviera viendo una sesión de entrenamiento».

«Puedes oír a todos los jugadores y entrenadores gritando. Ahora valoraremos aún más el poder de los aficionados. Los capitanes eligen los lados del campo con 3 metros de distancia cuando tienen que luchar por cada pelota contra el otro cara a cara…», indicó en sus redes sociales el exjugador del Barcelona.

Apuntó que se alegra «de que el fútbol haya vuelto». «Todos lo necesitábamos, pero nos llevará años acostumbrarnos a este nuevo mundo del fútbol», indicó Cesc.

Lee también   Manuel Neuer califica como "bueno" su nivel físico antes del Mundial