Un ídolo vuelve a casa. El Feyenoord, último campeón de la Eredivisie, cerró el fichaje de uno de los jugadores más queridos por su afición: Robin Van Persie, quien deja Turquía a sus 34 años.

Luego de una etapa como la estrella del Fenerbahce, Van Persie decidió poner fin a su vida en el exterior y volver a sus orígenes, donde ya fue anunciado como nuevo refuerzo.

Gio van Bronckhorst, entrenador del Feyenoord, sumará entonces al otrora goleador de la selección holandesa, como nuevo jugador emblema del equipo.

Ese rol de figura del equipo lo había llevado en años anteriores Dirk Kuyt, consagrándose como un ídolo de la hinchada. Ahora, ‘RVP’ cargará con la responsabilidad.

El ex Arsenal y Manchester United ya sabe lo que es levantar títulos en Rotterdam, tras haber sido ganador de la Copa UEFA en 2002.

Lee también   Klopp no puede creer que el PSG pague 200 millones por Neymar