Fichaje de Eto’o al Inter fue “el mejor traspaso en la historia del fútbol”

El delantero camerunés Samuel Eto’o aseguró que su descarte del Barcelona realizado por Pep Guardiola hace casi diez años permitió al Inter de Milán “realizar el mejor traspaso en la historia del fútbol”, según indicó en una entrevista a BeIN Sports.

Luego de ganar el “triplete” en 2009, el entrenador que dirigía en ese entonces a la entidad culé habría solicitado la salida del ariete, recordó él mismo Eto’o.

“Mi abogado me dijo que el club me había puesto a la venta en el mercado de fichajes y que fue a petición de Guardiola”, rememoró el punta africano, que venía de convertir 36 goles en 52 compromisos, claves para vencer en la Liga española, Copa del Rey y Liga de Campeones.

Ese rendimiento le hace pensar que el estratega catalán debería disculparse con él por su salida de la “Ciudad Condal”. En una conversación, le dijo que “te disculparás conmigo porque soy yo el que hará que el Barcelona gane, no Messi. Fui yo el que hizo ganar al Barça y Pep me debería pedir perdón”.

Argumentó que el momento del astro argentino no sería durante su etapa, sino unas temporadas más tardes. El peso del Barcelona, como expuso, era de él, acompañado de Xavi Hernández y Andrés Iniesta.

“Esa era la situación en aquel momento. Messi emergería más tarde, pero puedes preguntarle a Xavi, Iniesta y a los otros, esa fue mi era”, recalcó el atacante de 38 años, actualmente en Qatar.

Ya en suelo italiano, y con José Mourinho como Técnico, Eto’o consiguió un segundo “triplete” europeo, lo cual representó un hito en el balompié. Aunque disminuyó su cantidad de tantos (16), fue clave en el esquema del portugués.

Lee también   El nuevo DT de Pulido en el Olympiacos

Recordar que recaló en el Giuseppe Meazza en la resonante operación que llevo a Barcelona al delantero sueco Zlatan Ibrahimovic, como respuesta a los grandes fichajes que realizó el Real Madrid en aquella época, como Cristiano Ronaldo y Kaká.

Se utilizó a Eto’o como “moneda de cambio”, valorada en 20 millones de euros, a los cuales se agregaron otros 51, cinco de ellos debido a la no cesión del volante bielorruso Aliaksandr Hleb.