FIFA inhabilitó a tres exdirigentes de la Conmebol por sobornos

El órgano de decisión de la Comisión de Ética de la FIFA declaró culpables de soborno e inhabilitó de por vida a tres exdirigentes de la Conmebol este martes 12 de noviembre.

Burga, Deluca y Meiszner, de izquierda a derecha. Imagen vía Twitter.

Los argentinos Eduardo Deluca, exsecretario general de la Conmebol y miembro de varias comisiones permanentes de la FIFA; y José Luis Meiszner, quien ocupó el mismo cargo en la Confederación Sudamericana y fue también secretario general de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA); además del peruano Manuel Burga, antiguo miembro del comité ejecutivo de la Conmebol y quien presidió la Federación Peruana de Fútbol, son los señalados.

«Los señores Deluca, Meiszner y Burga violaron el artículo 27 (cohecho) de la edición de 2018 del código de ética de la FIFA, por lo que se les ha inhabilitado de por vida para participar en actividades relacionadas con el fútbol«, señaló el organismo en un comunicado.

Cada uno de los exdirigentes ha sido multado con un millón de francos suizos (912.000 euros).

«Las investigaciones a los señores Deluca, Meiszner y Burga guardan relación con su participación en una serie de sobornos relacionados con la concesión de los derechos de televisión y marketing de torneos de la Conmebol (Deluca) y de torneos de la Conmebol y de la Concacaf (Meiszner y Burga) durante los periodos comprendidos entre 2004 y 2012, 2012 y 2015 y 2010 y 2015 respectivamente«, explicó la FIFA.

Antecedentes del ‘Fifagate’

En el marco del enorme escándalo conocido como ‘Fifagate‘, solo dos antiguos responsables del fútbol sudamericano comparecieron en Estados Unidos en un proceso que mostró los millones de dólares en sobornos pagados por las sociedades de marketing deportivo a dirigentes a cambio de los derechos en las retransmisiones televisivas y promoción de los torneos Copa América y la Copa Libertadores.

Lee también   Triunfo celeste que no evita repesca

Los dos exdirectivos son Juan Ángel Napout, antiguo presidente de la Federación Paraguaya de Fútbol y expresidente de la Conmebol, fue condenado a nueve años de prisión, la mayor pena dictada por la justicia estadounidense contra un dirigente, y el expresidente de la Confederación Brasileña, José María Marín, condenado a cuatro años de prisión.