Francia se proclamó por primera vez en su historia campeona olímpica de la prueba masculina de relevos 4×100 este domingo en los Juegos Olímpicos de Londres, mientras que Michael Phelps se tuvo que conformar con la plata, por cierto fue su 17ª medalla olímpica.

Con un registro de tres minutos, nueve segundos y 93 centésimas, los franceses liderados por Yannick Agnel y Amaury Leveaux superaron por 45 centésimas al cuarteto estadounidense.

Rusia se quedó con el bronce, por delante de los grandes favoritos australianos liderados por James «El misil» Magnussen, que se quedaron fuera del podio.

La apasionante final en el Centro Acuático de Londres fue una remake de la celebrada cuatro años atrás en el Cubo de Beijin, pero esta vez fueron los franceses los que arrebataron el oro a los estadounidenses en los últimos metros.

Estados Unidos había ganado el título en Beijin 2008 con récord mundial en una recordada final en la que el veterano Jason Lezak superó de manera increíble al francés Alain Bernard en los últimos 25 metros para darle a Phelps su octava medalla dorada.

En Londres, los papeles se invirtieron y Yannick Agnel remontó a la estrella Ryan Lochte en la piscina final para tocar primero la pared, mientras sus compañeros se abrazaban y el público deliraba en las tribunas.

[AFP]

Lee también   Michael Phelps: "No quería estar vivo"