Nació en Casilda, un pequeño pueblo de la Provincia de Santa Fe en Argentina, el mismo lugar de donde proviene el seleccionador Jorge Sampaoli. Su nombre es Franco Armani, es el arquero sensación de su país y, por qué no, podría serlo del Mundial Rusia 2018.

Este lunes se hizo oficial la lista de 35 jugadores llamados por Sampaoli para la Selección Argentina en Rusia. En el listado preliminar apareció el nombre de Armani, actual portero de River Plate, quien hace apenas cinco meses no figuraba para ir a la Albiceleste.

La historia del arquero es muy llamativa. Generalmente se dice que para que un jugador llame la atención tiene que irse a jugar al extranjero y Armani cumplió con esa premisa. El golero fue a jugar siete años en Colombia con un nivel inmejorable, pero no fue hasta este año y en su propia Argentina que acaparó toda las miradas que demandaba.

Armani debutó en Ferro y pasó por Deportivo Merlo, ambos clubes de segunda división en Argentina. En 2010 se fue el Atlético Nacional y allí se convirtió en ídolo: tapó 248 veces, levantó 13 títulos -incluida una Copa Libertadores- y fue despedido por una multitud por su partida a River a principios de 2018.

Su nombre sonaba y se sabía que le había ido muy bien en Colombia, pero en su país todavía dudaban de él y por eso tuvo que ganarse la confianza. Para dicha tarea eligió jugar en uno de los clubes más populares de toda América y después de un arranque sin brillo, supo explotar en la final de Supercopa Argentina que su equipo ganó nada menos que contra Boca Juniors.

A partir de ese día su vida como futbolista cambió. El de Casilda generó la discusión de los analistas y su nombre empezó a proponerse para el seleccionado nacional. Con un Sergio Romero suplente en el Manchester United, Willy Caballero en las mismas en el Chelsea y Nahuel Guzmán sin la bendición de los hinchas, la gente se preguntaba: ¿Por qué no Armani?

Lee también   Sampaoli aun no pierde la fe de ver a Argentina en la final del Mundial

Los periodistas también le dedicaron elogios y Sampaoli se decidió a ir a verlo al estadio. En un partido contra Racing bajo la mirada del seleccionador, el ‘1’ volvió a destacarse y el DT se decidió en sumarlo a su equipo.

A sus 31 años y con 1,89 metros de altura, Armani brilla por sus reflejos, su decisión para enfrentar a los delanteros y sus largas estiradas. Además, brinda seguridad en las pelotas paradas y respalda a sus defensores.

Armani, en una noche inolvidable para él contra Racing. Salvó todo con un atento Sampaoli como espectador.

Su llamado a la Albiceleste no tuvo que ver con presión mediática, sino con el superlativo nivel del portero rompiéndola en uno de los equipos más grandes del país. En 20 partidos jugados con la casaca millonaria, ha dejado la portería en blanco en 12 oportunidades. De hecho, en este momento lleva 10 encuentros sin ver su arco vencido.

Esa capacidad de brillar a solo meses del Mundial le hizo sacarle el puesto a jugadores de recorrido en el equipo como Agustín Marchesín y al propio Guzmán, quien perderá su lugar en la lista de 23 ante Armani.

La discusión ya a día de hoy es otra: con Armani, Caballero y ‘Chiquito’ Romero casi confirmados para la Copa, el arquero riverplatense sigue apostando y ahora intentará quedarse con la titularidad, en su deseo de ayudar a Messi y compañía a levantar el tercer trofeo del mundo para Argentina. Si ya pudo pasar del ostracismo a ser considerado para el torneo en tan solo seis meses, su nueva meta es tener un último mes inmejorable previo a Rusia y ser el encargado de cuidar la portería de su nación.