mexsport

Es el Clásico. Se acordaron sus protagonistas y hubo hasta bronca, polémica, golazos y héroes y vencidos. Hoy la dicha arropó al Guadalajara que le regresó el gesto a la afición que abarrotó el Omnilife, ocho meses después. Por fin se vibró (para uno u otro), tras dos años de pasividad, más allá de la tribuna y hubo futbol de buena calidad.

  • 3Guadalajara
  • América
Chivas: Michel; Magallón (Ponce, 5’), Reynoso, De Luna, Esparza; Báez, Gallardo (Fabián, 48’), Araujo; Medina (Sánchez, 82’), Arellano, Torres. DT José Luis Real


Águilas: Ochoa; Mosquera, Valenzuela, Cervantes (Vuoso, 42’), Rojas; Layún, Pardo (Márquez, 68’), Rosinei, Reyna; Montenegro, Sánchez.
Goles: 1-0 Torres (28’), 2-0 Fabián (72’), 3-0 Fabián (79’)
Árbitro: Erim Ramírez
Incidencias: Jornada 13 del Clausura 2011. Estadio Omnilife.

Después de un primer tiempo parejo, muy disputado, siempre con Chivas inteligente y práctico -así consiguió la ventaja vía Cubo Torres-, se vino un segundo lapso de contraste entre uno y otro enemigo. Los rojiblancos crecieron al tiempo en que los azulcremas se encogieron, acusando también cierto cansancio/colapso libertador.

Personajes claves: Reyna por meter un gol bien anulado y ser prácticamente todo América el resto de juego (hasta se desquitó, cobarde, con un patadón), Ochoa por salvar algunas (aunque no fue determinante), Reynoso por acomodar y regañar a sus hombres, Fabián porque dio la estocada perfecta y Erick Torres, que desequilibró el juego y significó más que su gol inaugural del marcador.

América siempre persiguió más la elaboración de futbol. Reinoso trató de sorprender a todos con Layún en medio campo y al contrario desencajó un cuadro que ya se venía entendiendo. Pável se escondió y la delantera americanista no logró ser determinante.

Lee también   Los pecados capitales de Jorgito

De ahí que lo pragmático del Rebaño colapsara al Maestro. En eso ganó Real: darle libertad a sus muchachos, dejando a cada uno en donde más cómodo se siente. Luego metió a Fabián para ser todavía más práctico, tocar poco en medio campo y trazar jugadas largas y bien definidas.

Los golazos del ocho se dieron rápidos y tremendos. Primero al ángulo y luego de empujoncito. Hirvieron los aficionados y se comenzaron a colocar los mariachis para juntos cantar el Cielito Lindo que adornó la tarde.

Ahora Guadalajara llegó a 21 puntos, superó a América en la tabla general donde ya es cuarto y se colocó segundo de grupo por encima del campeón. Las Águilas se quedaron en 19, debajo del folclórico Atlante.