FOTO MEXSPORT

Verlo jugar el sábado resultó toda una grata revelación, es más, por minutos su nombre nos regresaba al 2005 cuando otro Giovani perforaba los límites del área enemiga y encontraba siempre un rematador certero en el corazón del área. El mundial sub 17 de Perú terminó siendo la gran vitrina al mundo de Giovani dos Santos y su carrera hasta ahora va en pleno ascenso…

18 de Mayo de 2011, Morelia Michoacán, estadio Morelos.

La selección mexicana sub 17 se encontraba empatada a un gol con Corea y se le estaba complicando de más. De la banca, Raúl Gutiérrez lo mandó llamar, le dio indicaciones y su entrada significó la revolución futbolística de los chavos mexicanos.

Sí, Giovani Casillas entró y despedazó por el sector izquierdo a cuanto coreano le salía. La facilidad para sacar centros con balón en movimiento fue lo primero que llamó la atención. Habilidad, regate, desborde y precisión en sus centros, eran verdaderos pases, no balonazos al área.

El desequilibrio fue total, además y para redondear su actuación, hizo el tercer gol azteca que puso de cabeza al Morelos con el primer triunfo mexicano en la justa mundialista.

Para cuando el partido acabó, todo el mundo hablaba de Giovani Casillas. En las redes sociales era tema y las charlas pamboleras posteriores al partido eran similares: “Que bien juega ese chavo, Giovani Casillas”.

Pero Casillas, desconocido para muchos hasta antes de este mundial, ya tiene trecho recorrido con selecciones menores. Con la Sub 15 participó en torneos internacionales por el viejo continente dejando muy buenas impresiones a visores de varios países que admiraban su buen juego y que hasta ahora no le han perdido la huella. De ahí, que hoy sea uno de los jugadores jóvenes que podrían emigrar pronto al futbol europeo, pues sobre él rondan ofrecimientos de equipos españoles e italianos que desean contar con sus servicios.

Lee también   Crackovia 2

En dos años con la sub 15 jugó un total de 58 partidos amistosos y de competencias oficiales. Incluso, ha sido nombrado mejor jugador del Torneo Santa Orosia de Jaca en España hasta en dos casiones jugando con la sub 15.

Hoy Giovani Casillas es una de las revelaciones y joyas nacientes del futbol mexicano. Un chavo que juega bien, surgido de inferiores de Chivas por si fuera poco, y con un futuro brillante de seguir por el camino en que va.

No le pierdan la pista, que Casillas va a dar más de qué hablar…