Durante los octavos de final en el Mundial de Sudáfrica 2010, Alemania ganaba 2-1 a Inglaterra y en el minuto 38 Frank Lampard lanzó un disparo que pegó en el travesaño y botó claramente dentro de la portería. Pero ese gol no fue validado; el árbitro Jorge Larrionda no lo contó. Inglaterra perdería ese partido 4-1 y Joseph Blatter, presidente de la FIFA, señaló que tras lo sucedido era urgente pensar en tecnologías, mismas que ya puso en marcha con el Ojo de halcón.

«Me quedé totalmente sin palabras. Ni siquiera pude reaccionar. Que no se concediese el gol de Lampard me dejó estupefacto. Al día siguiente, ya repuesto, declaré que debíamos empezar a pensar en la tecnología», dijo Blatter.

Lee también   Gotzando