En un partido que no arrojó goles, Granada destacó por cometer faltas a granel con el propósito de impedir cualquier avance de la Real Sociedad, que a su vez intentó romper la táctica de interrupción usada por el rival, sin embargo no pudo hacerlo. Los de Montanier tuvieron la pelota, pero de nada les sirvió pues poco, muy poco, pudieron jugar al frente.

Respecto a Carlos Vela, el mexicano disputó los 90 partidos y puso de su parte para ayudar a darle un giro a las cosas. No obstante, Granada se empecinó en asfixiarlos con leña. Asimismo se ganó una amarilla en el último minuto del encuentro por cometer una falta.

Lee también   Tuca no "hociconea", prefiere trabajar