El presidente del AE Larisa, Costas Piladakis, está que no lo calienta ni el sol. Furioso por que su equipo perdió la categoría en la primera división este fin de semana, acusó a la federación helena de haber descendido por culpa de once «resultados extraños».

De hecho, Piladakis ordenó producir un DVD en el que se muestran los once «resultados extraños» donde denuncia la clara intervinieron en decisiones arbitrales. El mandatario pronunció graves acusaciones contra organismo griego, «que hizo algunas llamadas a los árbitros y a los jueces de línea antes de nuestros partidos», para después apuntar a los equipos grandes del campeonato».

Advirtió que «el Olympiakos y el Panathinaikos tienen el 90 por ciento de la culpa en los problemas que han surgido con los árbitros griegos. No entienden que el control del fútbol no es bueno para el deporte».

Acusaciones de partidos amañados en el fútbol heleno estallaron en Grecia después de que un abogado apuntara que un presidente de uno de los grandes del campeonato de ese país trató de influenciar a árbitros, presentando llamadas telefónicas grabadas como pruebas. Las autoridades judiciales estudian actualmente el caso.

Lee también   El gol, la sorpresa, la figura y el neandertal de la jornada del 2 al 8 de noviembre