Josep Guardiola lució tranquilo los 90 minutos del partido, una estampa radicalmente diferente a la de su homólogo del Shakhtar, Mircea Lucescu. Todo definido, mejor se enfocó en agradecer a sus pupilos y a la vida por haberlo colocado donde está.

Al termino de la eliminatoria que los catapulta a semifinales, probablemente contra el Real Madrid, Pep dijo en conferencia que “es un regalo estar en Champions por tercera temporada consecutiva. Estos jugadores son increíbles. No se trata de un año aislado, llevan tres seguidos, han ganado títulos también con la selección y siguen y siguen”.

“Yo tengo la sensación de que hemos hecho los deberes”, recalcó el estratega culé que a su vez mencionó que “ahora lo que venga nos lo tenemos que tomar como un regalo. Es un privilegio poder vivir todo lo que nos espera”.

Y lo que los espera tiene tintes de épico. Cuatro partidos contra el Real Madrid, de ratificar mañana la ventaja el club Merengue. Por eso, como privilegio y porque está consciente, Guardiola comentó que “el sábado queremos ganar porque sabemos que sería dar un paso enorme pero no sé si ganaremos o no los próximos partidos porque jugamos contra el rival más poderoso que hay, el Real Madrid”.

Lee también   El jugadón de Leroy Sané para asistir a Agüero