A poco más de un mes para que arranque la Copa del Mundo Rusia 2018, la participación del capitán del seleccionado peruano Paolo Guerrero sigue en tela de juicio. Este jueves, el delantero se defendió ante el TAS en su último intento de poder jugar la competencia.

En una sesión frente al TAS entre Guerrero y la Agencia Mundial Antidopaje, que busca estirar la suspensión del jugador, el experimentado atacante siguió defendiendo su inocencia por haber sido involucrado con caso de dopaje.

La postura de Guerrero sigue siendo la de haber consumido un mate de coca, versión que gana fuerza y por la cual hasta ahora jugaría el Mundial. Sin embargo, la AMA quiere que el castigo del delantero sea mayor y no pueda llegar a esa competición.

La sesión entre las partes empezó en horas de la mañana y terminó casi diez horas después, demostrando lo difícil del caso.

En ese sentido, el TAS deberá hacer su pronunciamiento oficial entre los próximos 15 y 20 días, según As, para que se conozca finalmente el destino del peruano, que por ahora ya entrena y juega con el Flamengo en la liga brasileña.

El capitán inca recibió apoyo de sus compatriotas en Suiza e incluso, según informaciones que aparecieron en su país, hasta se han organizado «misas» para que pueda salir victorioso de la disputa legal.

Lee también   Bayern Múnich fue una aplanadora ante el Hamburgo