José Mourinho volvió a polemizar en rueda de prensa, esta vez tras el empate a cero de ayer entre su equipo y el Arsenal. El técnico portugués arremetió con todo al entorno Gunner aunque justificó ciertas actitudes de la afición que le dedicó varios recuerdos…

“El público del Arsenal se mostró frustrado porque esperaban más de su equipo. Pero yo creo que hicieron lo suyo. Pase de Sagna para Arteta, de Arteta para Gibbs, de Gibbs para Arteta…”, ironizó Mourinho quien ya entrado en el tema no dudó en acusar de llorones a algunos jugadores del club Gunner.

Sí, Mourinho no se mordió la lengua al momento de hablar de algunas jugadas y actitudes que, desde su punto de vista, se exageraron por parte de los jugadores rivales, mismas que propiciaron la reacción de la afición y que crearon un ambiente tenso. Fue entonces que Mou la agarró contra los jugadores extranjeros del Arsenal a los que calificó de llorones pues se quejaron de la actuación del árbitro, Mike Dean, y destacó la actitud de los futbolistas ingleses, para él, los que mejor comportamiento muestran casi siempre en una cancha de futbol.

El de negro indignó a los futbolistas del Arsenal al no mostrar una amarilla al blue Obi Mikel por una falta sobre Arteta en la que incluso se pedía la roja. Además, los jugadores del Arsenal le reclamaron al central penalti sobre Walcott en otra acción.

«A ellos (los del Arsenal) les gusta llorar. Por ejemplo, Frank Lampard nunca provocaría una situación así. Los jugadores de otros países, especialmente de algunos países, lo llevan en la sangre. Los jugadores extranjeros están trayendo muchas cosas buenas, pero yo prefiero la sangre del fútbol inglés. Y esa sangre en este tipo de situaciones se traduce en ‘¡vamos, vamos!'», comentó Mourinho.

Lee también   Benzema contó en qué momento perdió el respeto por Mourinho

«Hay otros deportes sin contactos, fantásticos deportes a los que respeto porque tienen a grandes campeones, pero el fútbol es un juego de contacto», concluyó el portugués.