En las buenas y en las malas es cuando se demuestra que un aficionado es genuino. No sólo de un lado, sino que del otro también. Y es por eso que, después de la escandalosa e histórica goleada que el Bayern München le propinó al Hamburgo este fin de semana en la Bundesliga, el club del norte de Alemania ha decidido recompensar a su afición por vivir ese amargo momento.

Fijado para el 21 de abril, después de su encuentro con el Fortuna Düsseldorf, el Hamburgo organizará una «Carne Asada» comunitaria como acto de disculpa por la humillación recibida en el Allianz Arena, la mayor goleada en la historia de la Bundesliga. Los aficionados han aceptado asistir y hasta cubrirán en conjunto algunos gastos de comida y bebida. En el evento estarán presente todos los jugadores de la plantilla.

«Sufrimos las derrotas y festejamos las victorias con nuestros hinchas», dijo René Adler, portero titular del HSV.

Lee también   Ingolstadt 0 - 1 Bayer Leverkusen