Ídolos de distintas épocas
Ídolos de distintas épocas

El Museo del Futbol uruguayo rindió homenaje a Sebastián Abreu y Alcides Ghiggia por ser dos hombres que han contribuido en hacer historia con el seleccionado charrúa. Al marcar sus pies en una placa de cemento, ambos homenajeados contrastaron en sus emociones y coincidieron en la necesidad de que la memoria no sea borrada del futbol.

Agradecido por el homenaje, Abreu se sabe ídolo y pieza importante de la selección uruguaya, donde presumió que su mayor logro consistió en anotar el penalti ante Ghana en el Mundial de Sudáfrica. Sin embargo, el Loco fue sincero y señaló que quien merecía toda la atención y un reconocimiento exclusivo de mayor importancia era Ghiggia. «A veces nos cuesta valorar lo que ellos consiguieron, fueron campeones del mundo, se dice fácil pero es dificilísimo», precisó Abreu al poner sus pies sobre la placa de cemento.

Y es que Ghiggia es histórico, legendario. Es una leyenda viviente no sólo para el futbol uruguayo sino para el futbol mundial, pues fue el encargado de hacer el gol del triunfo uruguayo en el famoso Maracanazo, dándole así a Uruguay la Copa del Mundo de 1950. En su oportunidad de hablar, Ghiggia, ya con 85 años de edad, expresó su dolor por no ser valorado en su propio país, donde se le ha arrumbado como un bonito recuerdo y nada mas.

«Es una satisfacción enorme este homenaje, es un aliciente que le dan a uno, parece que a veces lo olvidan, pero esto es muy reconfortante y da ímpetu para seguir viviendo, seguir en la vida luchando. Yo esperaba un reconocimiento de mi país, he ido a muchos lados del exterior y me han reconocido más que en mi propio país, lo cuento y es algo difícil de creer», dijo el histórico jugador charrúa.

Lee también   Neymar perderá esta cantidad de dinero por su mala conducta

Por su parte, Abreu lo respaldó en sus dichos y pidió a aficionados, medios y gente del futbol procurar más a los verdaderos ídolos, a los hombres que se encargaron de forjar el estilo y tradición de la garra charrúa, esa que catapultó a Uruguay en el mapa futbolístico mundial. De igual forma, el Loco se sintió halagado de compartir reflectores con Ghiggia, a quien por cierto le pidió a manera de broma que revelara su deseo para el Mundial 2014. Y Ghiggia le siguió el juego al decir estas palabras: «Que Uruguay gane y que Abreu haga el gol de la victoria».

Dos ídolos, dos épocas distintas, pero el Loco aboga por darle prioridad al pasado.