Sin duda el partido que Milan y Barcelona escenificarán mañana en San Siro acapara la mayoría de los reflectores de esta jornada de Champions. Tener al mejor equipo del mundo en cancha de un gigante europeo como el rossonero, nunca pasará desapercibido.

Los jugadores milanistas están ansiosos de que inicie ya el duelo, aunque hay uno en especial que no se aguanta ni al él mismo, y ese es Zlatan Ibrahimovic, ex jugador del Barcelona conocido, además de por su gran calidad futbolística, por sus picantes declaraciones en contra del entrenador culé a quien culpa de su salida del equipo catalán hace año y medio.

Resulta que Zlatan está que no se aguanta de los nervios, ansioso, hambriento de saltar ya la cancha para enfrentar a sus «ex». Su actitud ha llamado la atención de sus compañeros, pero sobre todo de Massimiliano Allegri, estratega rossonero, que esta mañana en Milan bromeó en torno al estado de ánimo actual de su futbolista…

«Cuando le dolía la barriga le daban Maalox, un jarabe, y ahora si veo nervioso a Ibrahimovic y es necesario igual le damos un Valium», señaló entre risas el estratega milanista que considera que en el partido de mañana deben estar al cien concentrados pues se juegan el liderato del grupo.

«Mañana nos jugamos el primer puesto, así que es necesario jugar un buen partido en el aspecto técnico, pero también desplegar una gran intensidad y ser fuertes en defensa, incluso más de lo que fueron los chicos en la ida», señaló Allegri.

Ibra tendrá su duelo especial contra Guardiola, y aunque Seedorf sugirió que deberían darse la mano previo al arranque del juego, parece que las intensiones del sueco son totalmente distintas, a ver si en la cancha lo demuestra.

Lee también   La Liga de Alemania anuncia su repartición de derechos