Emotividad total esta tarde de jueves en Madrid con la coronación de la Diosa Cibeles en el festejo de la liga obtenida por el Real, la número 32 en su historia…

Jugadores, cuerpo técnico y personalidades históricas del equipo compartieron una tarde maravillosa junto a miles de aficionados que siguieron el «Bus de los Campeones» por las principales calles de Madrid y hasta la fuente de Cibeles, lugar de reunión de los grandes triunfos del equipo merengue.

Desde la partida del gran Raúl González, Iker Casillas tomó la estafeta como uno de los grandes íconos del madridismo, el más querido, el consentido y el que mejor conoce el sentimiento blanco hoy día.

Este jueves, extrañamente Iker Casillas no compartía «en bola» con sus demás compañeros, que subidos en una escenario especial que rodeaba a la Cibeles, festejaban con la afición saltando y cantando.

Iker tenía su propio festejo, y claramente emocionado lanzaba promesas a la multitud que igual le seguía con exclusividad. Con los dedos de sus dos manos extendidos prometió a la afición que el siguiente año el festejo incluirá la décima Orejona de los blancos.

Inmediato la afición respondía con pasión desbordada y seguía a su capitán que no se cansaba de indicar el «diez» con las manos y en sus labios se podía leer… «el año que viene, la décima».

Fue entonces que muchos de sus compañeros se acercaron, después de un buen rato, y lo levantaron en hombros acercándolo hasta las escalinatas que lo llevarían directo a su cita con la Diosa. Iker se dispuso y coronó a la Cibeles ante el regocijo de la afición y compañeros que saltaban y cantaban los típicos temas de campeones que reconocen a los mejores equipos cada año.

Lee también   Los grandes de Europa buscan delanteros

Con el tradicional… «Así, así, así gana el Madrid», despidió la hinchada a su equipo una vez que la ceremonia de coronación terminó, y con el himno merengue de fondo, terminó una tarde mágica para el equipo blanco que suma 32 ligas y ha dejado, al menos en voz de su gran capitán, la promesa de la décima Copa de Europa para el próximo año.