Imputado el Presidente del París Saint-Germain por un nuevo caso de corrupción

Al Khelaïfi (der) involucrado en nuevo escándalo / Foto:Cortesía Instagram @PSG

Nasser Al-Khelaïfi fue imputado este jueves por un Tribunal en París debido a una “relación” que posee con un caso de “corrupción activa” en el Mundial de Atletismo, el cual se celebrará en su natal Qatar entre el 27 de septiembre y el 6 de octubre, reportó la agencia AFP.

El fiscal especializado en delincuencia financiera Renad van Ruymbeke fue el encargado de llevar adelante la investigación contra el presidente del París Saint-Germian (PSG), debido a unas transferencias “irregulares” que se realizaron entre octubre y noviembre 2011 desde la empresa de su hermano Khaled (Oryx QSI) a Pamodzi Sports consulting, una compañía perteneciente al hijo del expresidente de la Federación Internacional de Atletismo Lamine Diack.

El monto de la transacción asciende a 3,5 millones de dólares y la última de las dos hechas fue cuatro días antes de la votación de la sede del certamen universal en 2017, al cual el país del Medio Oriente aspiraba organizar, aunque cayó 16-10 en la votación con Londres.

Sin embargo, tres años después Doha ganó acoger el evento en noviembre de 2014, luego de vencer por tres votos (15-12) a Eugene, ciudad estadounidense. Pese a lograr el triunfo, las críticas han caído sobre su elección y las condiciones del clima que ofrece, los cuales atentarían contra la salud de los competidores.

Además por esa misma razón, no podrá realizarse en verano sino hacia el último cuatrimestre del año, algo que podría afectar el calendario de los atletas. Es la primera vez que se celebrará este Mundial desde su fundación en 1983 en este país y en toda la región del Medio Oriente.

Lee también   PSG dejó el liderato en bandeja

Este sería el segundo caso en el que estaría implicado el afamado mandamás del actual bicampeón de la Ligue 1. Ya hace dos años en Suiza se inició un procedimiento en su contra y del antiguo secretario general de la FIFA Jerome Valcke debido a que el grupo de televisión BeIN se atribuyó los derechos de transmitir en Asia los mundiales de 2026 y 2030.

El dirigente del club parisino declaró voluntariamente en marzo, tras ser declarado testigo asistido. Luego recibió una nueva convocatoria al juzgado, al que debía asistir el 16 de mayo, más no se presentó debido a estar presente en la final de la Copa del Emir de Qatar.

Por ello, su imputación llegó por correo electrónico. Su defensa alega que no debería estar implicado, pues no existen pruebas físicas que lo mencionen. “No aparece en ninguno de los documentos del archivo”, dijo su abogado Francis Szpiner al medio francés Le Parisien.

Además, concluye que todo se trato de un malentendido. “La audiencia inicial de Nasser Al-Khelaïfi fue causada por una confusión lamentable por parte del juez de instrucción, que confundió a Oryx QSI , una compañía puramente privada dirigida por su hermano, y QSI, que es un fondo soberano de Qatar del que Nasser Al-Khelaïfi es presidente”.

Pese a ser accionista de esta empresa de su hermano desde 2013, Al Khelaïfi no tenía nada que ver con la misma al momento de realizarse las transferencias. “Nasser Al-Khelaïfi nunca ha estado involucrado operativamente en la candidatura de la ciudad de Doha para el Campeonato Mundial de Atletismo”, aseguró su abogado.

Nuevamente aparece este dirigente deportivo en escena y se compromete su imagen, a tres años y medio del Mundial que se celebrará precisamente en Qatar.