La selección de Eslovenia saltó a la polémica mundial pero no por sus resultados deportivos sino por una decisión más que polémica ya que, Tomaz Kavcic, fue despedido de la dirección técnica del seleccionado europeo tras criticar duramente a su referente en el arco, Jan Oblak, arquero del Atlético de Madrid, por no asistir a la convocatoria pasada por fecha FIFA.

“Para mí no soy culpable, tal vez no volveré a estar aquí, pero no soy culpable. Lo necesito, hay gran necesidad de él, todas las puertas aún están abiertas, tienen que estar abiertas, pero quiero hablar con las personas a la cara, con todos, y él no me habla. Jan… Muy bien, está tan engañado, conozco a este chico desde que tenía 16 años. Qué tristeza… Él es mi gran derrota personal. A pesar de todo, no hablé de él antes de estar con el presidente de la Federación y me contaron sus palabras. Nunca hablé y él dijo mentiras desde Madrid sin hablar conmigo. Nunca dije nada, no tiene sentido. Pero sigo diciendo: Eslovenia lo necesita a pesar de todo”, fueron las palabras del ahora ex seleccionador esloveno.

Las declaraciones de Kavcic hacen referencias al problema que hay entre la plantilla eslovena; que, en pocas palabras, es una pelea por llevar la cinta de capitán en el equipo. Según informan medios europeos, se habría prometido la capitanía a Oblak pero, tras no dársela, prefiriendo a Bojan Jokić, actual capitán, la relación entre el portero y entrenador se rompió.

Lo que hizo que Oblak se tomara un tiempo alejado de las convocatorias de la selección, causa principal de las críticas de su ex entrenador y que desembocó en el despido de Kavcic.

Lee también   Un estadounidense del Schalke está cerca de la Juventus