Semana tras semana, el fútbol no deja de sorprendernos. Y es que los hechos atípicos y absurdos ocurren en todas partes del mundo, desde el más alto nivel, como le pasó a Luis Suárez este fin de semana, hasta ligas poco conocidas, como lo sucedido en Indonesia esta jornada.

Se enfrentaban el Persiwa Wamena contra el Pelita Bandung Raya por la Super Liga de Indonesia; el partido estaba en sus minutos finales y ambos equipos iban empatados 1-1. Cuando parecía que el empate estaba escrito, el árbitro Muhaimin marca un penal en contra de los visitantes por una supuesta falta del defensor donde se puede apreciar que llegó directamente a la bola.

La impotencia le ganaría a Pieter Rumaropen, delantero del Persiwa, quien arremetió contra el árbitro por detrás y le conectó tremendo izquierdazo en la cara, rompiéndole automáticamente el tabique nasal. Los compañeros de Rumaropen inmediatamente dejaron a un lado el coraje contra el árbitro e intentaron contener a Rumaropen.

El partido se detuvo por 15 minutos hasta que el cuarto árbitro estuvo listo para reemplazar a Muhaimin, quien tuvo que ser trasladado al hospital. La primera acción del nuevo árbitro fue sacarle la tarjeta roja al «10» de los visitantes.

Lee también   Pasión indonesia