Hoy se repitió un clásico europeo de alto calibre, Alemania recibía a Inglaterra en el Olympiastadion de Berlín. Y por enésima vez, Inglaterra ganó en Berlín.

Los antecedentes de los Alemania-Inglaterra en el histórico estadio berlinés no eran muy alentadores para los dirigidos por Joachim Löw. En 8 ocasiones anteriores pictos y germanos se habían encontrado, y nunca Alemania se llevaba la victoria. El último partido había sido en 2008, cuando Terry con un cabezazo sentenció a Alemania en su campo.

Al campo entraba un gran equipo alemán, con un mediocampo envidiable y con un Mario Gómez de ‘9’ clásico. Inglaterra salía con un equipo fresco y muchas caras nuevas. Pintaba para victoria alemana.

El partido comenzaba con una Alemania fiel a su estilo. Tocando en corto y muchas veces, demasiadas, hacia atrás. Gran partido de Sami Khedira por Alemania y de Delle Alli por Inglaterra. La presión que ejercían Kane, Delle Alli y Lallana era increíble y muy bien controlada. Antes de cerrar el primer tiempo, una gran jugada elaborada desde la derecha llegaba a los pies de Toni Kroos, que trasladó el balón unos 25 metros. Al no encontrar marcadores u opciones de pase, decidió disparar. Golazo al primer palo de Butland. Poco después, el portero del Stoke City se lesionaría y tendría que entrar Frasier Forster, sí, aquel que una vez le hizo un partidazo al Barcelona.

¿Mencioné que a Gómez le anularon un gol validísimo?

Terminaba el primer tiempo, y el partido seguía pintando para derrota inglesa. Debutaba Jonathan Tah con el Mannschaft ingresando por Mats Hummels. Al minuto 57’ Sami Khedira ponía un delicioso centro para que Gómez la cambiara de palo y pusiera el 2-0. En un córner mal despejado por un desaparecido Müller, el superhéroe del Tottenham, Harry Kane recuperaba un balón y le pintaba la cara a Özil, para luego disparar y marcar el 2-1.

Lee también   ¡Novedad para Ancelotti! Bale se reporta con el Madrid

Tres minutos después, Joachim Löw sacaba a Marco Reus y metía a André Schürrle. Clyne comenzaba a subir más. Roy apostaba por todo, y al 71’ sacaba a Lallana y Welbeck por Ross Barkley y Vardy. Olía a peligro. ¿Se acuerdan de Clyne? Desbordó por la derecha y le puso un pase a Vardy para que el goleador del Leicester anotara un golazo de antología. Vardy, el nuevo ídolo inglés de las masas conseguía el empate contra el odiado enemigo alemán.

Löw se molestaba, sacaba a una sombra de Müller y a Mario Gómez, para meter a Podolski y a un tal Mario Götze. ¿Se acuerdan de Götze?

Eric Dier es de aquellos jugadores que se sacrifican y pasan desapercibidos por todos. Hoy, Dier tuvo su reconocimiento en el gol al 91’ que terminaba la remontada en casa alemana. Dier fue el último Lancaster que bombardeó Berlin y la guerra terminaba 2-3. ¿Mencioné el gol mal anulado? 

Es claro que Löw y Hodgson tenían ideas diferentes de como afrontarían este juego. Mientras Löw quería probar cosas diferentes en ciertos aspectos del juego, Roy fue por toda la gloria. Que esto sirva como campanazo para unos germanos que después del 60 ya no quisieron seguir jugando al futbol.