Al igual que en cualquier rama de la vida, el futbol tiene casos conocidos de jugadores que han terminado en la cárcel por cometer un delito. Sin embargo, son extraños los casos en los que la práctica delictiva se hace de forma colectiva, como pasó en Panamá.

En la liga de ese país, tres futbolistas del Sporting San Miguelito quedaron presos por el cargo de secuestro y uso indebido de tarjetas de crédito, según informó As.

Luis Mendoza, Dámaso Santos y Kevin Schuartz son los jugadores acusados, en un caso que ya llegó a la máxima justicia panameña y ha causado mucha polémica alrededor del equipo.

Los tres jugadores están vinculados con privación de libertad a personas y además están siendo investigados por una irregularidad con tarjetas bancarias, razones por las cuales la justicia decidió tenerlos bajo custodia.

Al mismo tiempo, el Sporting SM anunció la desvinculación de los futbolistas a través de un comunicado oficial y apoyó a la ley en cualquier investigación que se haga en favor de mejorar con la justicia en Panamá.

Lee también   Miguel Layún ya es nuevo jugador del Granada