Las autoridades alemanas registraron los locales de la DFB, así como las casas de Theo Zwanziger y Wolfgang Niersbach, el ex presidente y presidente de la Federación Alemana de Futbol (DFB) respectivamente, en relación al pago de 6.7 millones de euros realizado a la FIFA en 2005, en la víspera del Mundial de 2006.

La fiscal de general de Frankfurt, Nadja Niesen, explicó que en caso de ser encontrados culpables, los implicados podrían ser sancionados con seis meses y hasta cinco años de carcel.

Además de Zwanziger y Niersbach, Horst R. Schmidt, secretario general, y Franz Beckenbauer, presidente del comité para la organización del Mundial del 2006, también están implicados en este caso, cuyo eco se hizo sentir a partir de una publicación de la revista Der Spiegel.

 Dicha publicación mencionó que los alemanes compraron a cuatro ejecutivos asiáticos para obtener la sede del Mundial de 2006.

2,c=0,h=554.bild (1)
Cortesía: Diario Bild

 

Lee también   Bielsa se "autodenuncia" por agredir a un trabajador del Athletic