Chuck le da la espalda a Jack

Jack Warner, expresidente de la FIFA, atribuyó las acusaciones de corrupción en su contra al fracaso de Estados Unidos para organizar la Copa Mundial de 2022.

“La actual acrimonia legal nunca se hubiera hecho sentir y las cosas habrían seguido como siempre si ellos (EUA) hubieran ganado el derecho a hospedar la Copa del Mundo de la FIFA del 2022”, escribió Warner en el artículo que publicó este miércoles la BBC.

Warner, de 72 años de edad y originario de Trinidad y Tobago, es uno de los 14 ejecutivos de la FIFA y empresarios que son acusados por el Departamento de Justicia de Estados Unidos de cargos de corrupción, fraude y lavado de dinero, aunque ha negado todas las acusaciones.

El trinitario es acusado de haber recibido un soborno de 10 millones de dólares de parte de Sudáfrica para garantizar que el africano fuera seleccionado para albergar el Mundial de 2010 y de haber desviado parte de la ayuda enviada a las víctimas del terremoto de Haití.

En los extractos del editorial, que publicó la cadena británica en su página Web, junto con una fotografía de la publicación que saldrá pasado mañana, el ex vicepresidente de la FIFA hace un llamado a no creer en «la propaganda estadunidense”,

Sostiene que la acusación sobre el soborno de Sudáfrica es un insulto a la memoria del fallecido Nelson Mandela y sugiere que el racismo en Estados Unidos, también es parte de la explicación por la que se comporta como si fuera «el policía del mundo».

«La persona que recibe un soborno ¿no es menos reprensible que la persona dispuesta a ofrecerlo?», se cuestionó Warner en el artículo.

Lee también   Candidatura de Marruecos gana cada vez más apoyos

Warner se pregunta también si los esfuerzos de esas y otras personalidades por influenciar su voto con las visitas e invitaciones que le hicieron en su momento, las cuales, afirmó,  “no puede considerarse corrupción”

«¿Estaba el presidente de Estados Unidos (…) ’sobornando’ a un funcionario de la FIFA con una visita y una comida en la Casa Blanca? Yo creo que no», responde el propio Warner y da otros ejemplos similares, vinculados a las candidaturas mundialistas de Rusia y Reino Unido.

«Pero esto prueba lo selectivo que puede ser el tema de los sobornos», concluye Warner.