James Rodríguez: El motor de una Colombia donde es feliz

 

Fue un pase milimétrico. De cirujano. Colombia la pasaba muy mal contra la fuerte Catar, que para el villamelón es un equipo vulgar, pero el que lee algo de fútbol sabe que quedó campeón de Asia ganando todos sus juegos y recibiendo solo un gol. Ese Catar, ordenado y peleón, tuvo a raya a los cafeteros, que a su vez, venían de ganar sin atenuantes a Argentina.

Solo una fisura y James Rodríguez la aprovechó. Con la pericia propia de un exquisito, la metió por donde debía y la recibió Duván Zapata, el delantero más enrachado de la nación sudamericana y marcó para sacarse el ahogo de los organizadores del próximo mundial. Gol, triunfo y una asistencia inolvidable.

James es el motor de Colombia. Se habla de “Jamesdependencia”. Y no es por un par de juegos puntuales. Viene rato siendo así.

Por ejemplo, el cucuteño se echó el equipo al hombro en la eliminatoria al Mundial, en plena crisis de sus delanteros. Fue el mejor realizador, con cinco dianas, camino a Brasil.

“Pensar que cualquiera puede cumplir su rol y ocupar su posición es una ingenuidad”, opinó el reputado columnista colombiano Gabriel Meluk.

A James se le ve feliz con Colombia. Es su país, pero también, donde se siente importante, querido. Su foco está con su cuadro, mientras la prensa europea monitorea su futuro.

Que sí el Madrid no lo quiere. Que si el Napoli es su destino. Y hasta que posiblemente sea moneda de cambio con el PSG (y alguna platica más) para traer a Neymar.

Pero en Colombia, no es fichita de canje ni menos. Es el gran generador de juego y eso le hace feliz, le hace crack. Y su país lo ama, no lo menosprecia.

Lee también   AME 0-0 GDL | Sí, quedaron a deber

“Hicimos un  muy buen partido. Ya habíamos hablando antes de que estarían muy bien parados atrás y se dio algo lindo. Vamos por el buen camino. Cuando tienes a Falcao y Duvan siempre tienes gol”, dijo después del partido.

Con un 60% de regates efectivos, siete ocasiones de gol creadas, 89% de pases buenos y una asistencia inolvidable, es lo contrario. Cuando tienes a James, Falcao y Duvan tendrán gol.