Javier Aguirre, entrenador del Leganés, reconoció que será doloroso no fanáticos en los estadios tras el retorno de la competición liguera después del parón ocasionado por la crisis sanitaria del coronavirus.

Foto: Twitter @CDLeganes

«Doler duele, claro. La gente ya ha estado mucho tiempo confinada en casa y para familias enteras es un día bonito, ir al estadio a ver a su equipo. Hay gente del Lega que espera el domingo con ilusión: te tomas el aperitivo, vas con tu camiseta, tu bufanda, los hijos, cantando… Eso duele porque estarán en casa y no es lo mismo».

Aguirre apuntó que los jugadores son conscientes ‘de este nuevo fútbol’ y que deberán acostumbrarse, jugando con la misma intensidad, pero sacando la motivación de otra parte ante la falta de apoyo de sus seguidores desde la tribuna.

El mexicano considera que su equipo llega bien físicamente pero que eso hay que certificarlo en el campo: «Hasta que no estemos frente al rival, no veremos cómo están. Me ha sorprendido gratamente diría que el 90% de los jugadores, que llegaron mejor de lo que se fueron. Trabajaron más a conciencia en la soledad».

Lee también   La promesa de Umtiti si el Barcelona gana la Champions