El brasileño del Bayern Munich, Rafinha, tuvo que disculparse por disfrazarse de musulmán con una bomba durante la fiesta de Halloween de su equipo. Luego que se filtró una foto de los jugadores celebrando, las redes sociales criticaron con fuerza el disfraz de Rafinha por considerarlo racista.

El lateral fue con un turbante, lentes de sol y con un paquete que tenía la frase “cuidado” en referencia a una bomba. La foto fue subida por sus compañeros Jéröme Boateng y Mats Hummels pero, ante la gran cantidad de comentarios críticos, fue borrada de todas las redes sociales.

“Halloween es una celebración donde se visten disfraces exagerados. No fue mi intención enfadar a nadie o herir sentimientos”, escribió el jugador en su cuenta de twitter disculpándose por su disfraz.

Varias personas consideraron la forma de vestir del brasileño ofensiva y mantener los prejuicios contra la comunidad musulmana y árabe sobre los ataques terroristas que afectan a gran parte del mundo, incluyendo parte de Europa y Estados Unidos.

Lee también   Guardiola: "Estamos con un 3-0 ante el mejor equipo de los últimos 15 años"