Los futbolistas del París Saint-Germain (PSG) firmaron un pacto informal el pasado viernes por el que se comprometen a mantenerse unidos de cara al partido de vuelta frente al Real Madrid el próximo 6 de marzo, informó el canal “TF1”.

El llamado como “el pacto del Camp des Loges“, en referencia a las instalaciones del club donde se rubricó el acuerdo, fue iniciativa de pesos pesados del vestuario como el ítalo-brasileño Thiago Motta y los brasileños Marquinhos y Dani Alves, detalló el programa “Téléfoot”.

Llama la atención que el pacto atañe sólo a los futbolistas, pues, según el canal, el entrenador español Unai Emery, discutido por sus decisiones tácticas en la ida ante el Real Madrid (derrota por 3-1), se quedó al margen de esta conjura.

Esta iniciativa busca labrar “una unión sagrada” y “solidaridad” a menos de tres semanas de recibir a los merengues en el Parque de los Príncipes, según la misma fuente.

El multimillonario vestuario del PSG ha vivido numerosos sobresaltos esta temporada, en la que la nómina de estrellas engordó notablemente con los fichajes del brasileño Neymar (222 millones de euros, el más caro de la historia) y Kylian Mbappé (180).

Además de la conocida disputa entre Neymar y el uruguayo Edinson Cavani por el lanzamiento de los penaltis y las faltas, la prensa francesa describe dos bandos dentro del camerino.

Está por un lado el de los luso-parlantes, con Neymar, Dani Alves, Marquinhos, Motta y el capitán Thiago Silva, y por otro, el de los hispano-parlantes, formado por Cavani y los argentinos Ángel Di María y Javier Pastore.

En el primer encuentro después de la dolorosa derrota en el Santiago Bernabéu -recibieron dos goles en los últimos diez minutos-, los parisinos arrollaron este sábado en Liga al recién ascendido Estrasburgo (5-2), aunque dejaron sensación de poca fiabilidad en defensa.

Lee también   Simeone siempre confió en Raúl Jiménez