Es consentido de Collina

Políglota y experto en tres idiomas (inglés, alemán, húngaro), Viktor Kassai fue valorado como la carta fuerte de la UEFA para pitar la final de la Champions. Cuenta con 35 años de edad y con ello se convierte en el árbitro más joven en dirigir el partido de mayor importancia a nivel de clubes.

Su designación para Wembley estuvo respaldada por Pierluigi Collina, miembro del Comité de Árbitros de la UEFA. La voz del italiano pesa mucho en el organismo y desde un inicio apostó por el húngaro para que silbara la final. Incluso, lo prefirió antes que a su compatriota Rizzoli.

Con la presencia de Kassai en la final regresan los húngaros a la vitrina de los partidos más importantes. Tuvieron que pasar casi 17 años para que un húngaro fuera designado a un encuentro de alto nivel. El último fue Sandor Puhl en la final de la Copa del Mundo de 1994 entre Brasil e Italia.

Collina cruza los dedos para que todo le salga bien a su muchacho.

Lee también   Simeone convoca a 20 jugadores