«El precio lo pone el mercado», fue lo que dijo el director técnico alemán del Liverpool, Jürgen Klopp, sobre los 84,5 millones de euros (75 millones de libras) que pagó su equipo por el central holandés Virgil Van Dijk, proveniente del Southampton.

A sus 26 años, el neerlandés se convirtió el miércoles en el defensa más caro en la historia del fútbol, superando al francés Benjamin Mendy, lateral francés por el que Manchester City pagó 52 millones de libras al Mónaco durante la última ventana de transferencias veraniega.

«Es un jugador de mucha calidad, por eso estábamos interesados en él y por eso lo fichamos. Supongo que la gente estará diciendo: ‘Qué fichaje más caro’, pero eso a mí no me interesa. Y lo primero que tienen que olvidar los aficionados del Liverpool es la cantidad pagada. Sólo queremos hablar de lo que puede aportar el futbolista», dijo el estratega teutón en la conferencia de prensa previa al partido ante el Leicester City, correspondiente a la vigesimoprimera jornada de la Premier League.

Van Dijk no solo es ahora el defensor más caro en la historia del fútbol, sino que es también el segundo fichaje más costoso de la Premier League, empatado con el delantero belga del Manchester United, Romelu Lukaku, y solo superado por el mediocampista francés, también de los «Red Devils», Paul Pogba.

No obstante, la flamante incorporación del Liverpool, que cobrará cerca de 203.000 euros semanales en Anfield Road, no podrá debutar hasta después del primero de enero del 2018, cuando se abra el mercado invernal de fichajes.

Lee también   Modric se incorporó nuevamente a entrenamientos del Madrid

Según diarios británicos, el central que ha vestido los colores de su país en 16 ocasiones era pretendido también por el líder de la Premier, el Manchester City, y el Chelsea.

«Siento que en los últimos dos años estamos dando pasos en la dirección correcta, y eso es lo que quieren los dueños y los aficionados. Cada jugador nuevo es un paso adelante. Todavía tiene que adaptarse a nuestro equipo y a nuestro estilo de juego, que es completamente diferente (del Southampton), pero no tengo ninguna duda de que va a tener mucho éxito», afirmó Klopp, quien contará también a partir del próximo mes de julio con los servicios de la joven promesa del RB Leipzig, el guineano Naby Keita, por el que Liverpool pagó 48 millones de libras.