Dos goles en dos partidos son apenas una miniracha, sin embargo, en el caso de Rafael Márquez Lugo, esta breve seguidilla de anotaciones es todo un aliciente, ya que no anotaba en dos juegos seguidos desde el torneo Apertura 2009 con el Atlante. Lejos de pensar en grandes logros como un título de goleo, el delantero prefiere enfocarse en lo colectivo y buscar otros tres puntos el próximo domingo ante San Luis.

Definición sutil por abajo para batir a Luis Michel. Martillazo de cabeza para vencer a Díaz de León. Dos partidos, dos métodos distintos, dos goles que sirvieron para sumar puntos y para ganar en autoestima. “Contento porque siempre los goles te generan confianza, pero más aún de poder aportar para el equipo”, señaló Márquez, sin hacer alarde de sus recientes conquistas.

En lugar de eso, Rafa prefiere enfocarse en el equipo y en su notoria mejoría. “Tranquilo porque el equipo gana y convence. Se fue superior a un equipo nada fácil, pese a lo que puede indicar el marcador. Todavía tenemos muchas cosas por mejorar, sin embargo, se vio que no es el Morelia de la jornada uno”.

Dicha evolución tiene que ser continua y por ello lo ideal sería alargar la miniracha. “El grupo está muy apretado, está para cualquiera, no podemos regalar nada y lo importante es enracharnos, que pudiéramos tener una seguidilla de cuatro o cinco partidos ganados, sería importantísimo para nosotros”.

Márquez no se mostró sorprendido por encontrar tres goles como visitantes, ya que su equipo está diseñado “para no modificar afuera de casa”, sin embargo, dijo que el resultado ante Querétaro quedó atrás y ahora es tiempo de pensar en un compromiso más difícil.

Lee también   Gatillo y tino, ¿qué atacante será el más fino?

Gladiadores ha iniciado bien, entiende bien a lo que juega, no regala espacios. Seguramente va a ser un partido complicado, pero Morelia tiene, no la obligación, porque no me gusta usar ese término, pero si todos los elementos para ganar el partido”, sentenció Rafa, el goleador que quiere extender su pequeña racha.

[Colaboración de Marco Malvido]