Es la menor de 7 hermanos, deportistas todos, afirma la misma Abby Wambach, la delantera estadounidense jugaba contra sus hermanos mayores desde pequeña y  a sus 35 años sabía que solo le hacía falta algo para superar el legado de Mia Hamm, considerada la mejor jugadora de la historia, lo único que debía hacer Wambach era ganar una Copa del Mundo.

Dos medallas de oro de Juegos Olímpicos, (Atenas 2004 y Londres 2012) dos terceros lugares en Copa del Mundo, (Estados Unidos 2003 y China 2007) y un subcampeonato en penales en Alemania 2011 no era suficiente para la nativa de Rochester Nueva York.

Wambach comenzó a anotar goles en el colegio, “sabía que había nacido para algo” dijo en una entrevista.  La delantera lo demostró con creces, 184 goles en 252 partidos, para superar la marca de su “compañera y mentora” Mia Hamm de 158 goles en 272 juegos con la selección estadounidense.

“Lo único que quiero es que mi equipo anote un gol más que el rival, es lo único que me importa, ni los récords individuales ni nada” afirmó la ganadora del premio a mejor jugadora del año en el 2012, en una entrevista previa  al Mundial de Canadá.

Fue hasta sus 35 años, cuando Abby Wambach pudo cumplir su sueño de ser campeona del mundo, “esto no es la vida real, no puedo creer que finalmente seamos campeonas del mundo”. Al vencer de forma contundente 5 a 2 a Japón, en un mundial en el cual la jugadora vio disminuido su papel, casi en la banca.

Me atrevo a decir que ni siquiera el gol que anotó en al minuto 122 de juego a Brasil en 2011 causó tal euforia en la jugadora.  Sin embargo, en el segundo tiempo de la final, Wambach ingresó al campo por Carli Lloyd, quien le entregó el brazalete de capitán. Una forma soñada de despedirse en el mundial.

Lee también   Chepo oficializa su cuerpo técnico

“Puedes tener todos los títulos de todos los campeonatos que quieras pero ninguno importa tanto como la Copa Mundial” aseguró Wambach quien anunció que su último partido será el 16 de diciembre cuando enfrente a China.

Sin embargo Wambach deja el futbol y deja una frase  al término de su carrera “aún tenemos mucho trabajo por hacer en el futbol femenil”