Fresca en la retina está la inexplicable eliminación del Paris Saint Germain (PSG) de la Liga de Campeones de Europa ante el FC Barcelona. El 4-0 del partido de ida, que tan remoto se mostraba como superable terminó en la clasificación de los españoles por marcador de 6-1 en el compromiso disputado en el Camp Nou de Barcelona.

Con el Mónaco totalmente envalentonado en la Liga 1 de Francia, el PSG tenía, como apuesta fuerte la Champions que, tras su despido prematuro, quedó relegado el sentido de competencia de los parisinos a la Coupe, la copa del torneo francés que consiguió hoy sobre el último minuto del compromiso y que funge como una especie de premio de consolación para un temporada de los galos que en un principio de la zafra pintaba para grandes hazañas e hitos en la institución y que terminó siendo totalmente efímera para sus seguidores.

Con el título sumado por el PSG ante un vigoroso Angers, son 11 las Copas de Francia que ha conseguido el cuadro de la capital en toda su historia. Una onceava consagración que durante 90 minutos se le mostró esquiva y que encaminaba el año francés a un total desastre.

Ni Ángel Di María, ni Edinson Cavani, ni Marco Verratti pudieron darle la copa al PSG. Un gol en propia puerta de Cissokho sobre el 90+1 terminó por sentenciar que Unai Emery pueda decir que por lo menos un título le dio a los parisinos.

La prensa local destaca que el partido por la Coupe podría ser el último que dirija el español como DT del PSG.

Lee también   Beckenbauer defiende a Blatter