Medios hondureños informaron que hasta ayer por la noche han fallecido un total de cinco personas (una de ellas un bebé) y más de 30 resultaron heridas de gravedad, tras una estampida de hinchas que querían entrar por la fuerza para presenciar el partido entre Motagua y Honduras Progreso. Pese a la tragedia, el juego se disputó con normalidad y el Motagua se coronó campeón.
De acuerdo a la prensa hondureña, las víctimas murieron por asfixia en su intento de entrar al Nacional y dos de ellos incluso fueron embolsados en presencia de los fanáticos, cuando faltaba menos de media hora para que se disputara el encuentro de vuelta del campeonato catracho.
Los falecidos responden a los nombres de Carlos Torres (58 años), Olman Cálix (56), José Funes, Geovanni Medina y el quinto es un bebé que se encontraba en etapa de gestación, es decir, falleció porque su madre, embarazada, fue golpeada durante la turba.

Fue necesaria la intervención de la Policía Nacional para poner orden en el portón 11, debido a la presencia de una multitud que se amontonó y forzó su ingreso. Según reportes más recientes, otras dos personas murieron en el hospital, entre ellos uno de los líderes de la barra del club Motagua.

Lee también   John Stones firma un extenso contrato con el Manchester City