Tijuana pasó a la final porque fue más equipo. Esta noche, en el Nou Camp, venció 0-2 a León y definió la semifinal a su favor, rodeados por en escándalo en las tribunas, que incluyó intervención policial, gases lacrimógenos, aficionados lastimados, desalojo anticipado del inmueble y falta de garantías.

  • LEÓN
  • 2TIJUANA
León: Blanco, Manzur, Ruiz, Torres, González, Polo, Ruvalcaba, Santibañez, Pérez, Figoli, Giménez.


Tijuana: Pineda, Yacuzzi, Núñez, Ábrego, Gandolfi, Molina, Gutiérrez, Orozco, Gerk, Corona.
Goles:0-1 Ábrego (19′), 0–2 Orozco (23′)
Árbitro: Israel Perea
Incidencias: Estadio Nou Camp, León

Si de habla estrictamente del partido, no fue malo. La interrupción vino a la mitad del segundo tiempo, cuando cayó el 2-0. Los aficionados leoneses, frustrados por la inminente eliminación, comenzaron a arrojar objetos al campo y a empujar las rejas protectoras hasta vencerlas. Antes de eso, los Xolos fueron un mejor equipo y obtuvieron la ventaja de manera legítima.

Los goles fueron de Ábrego y Orozco, justamente dos de los mejores jugadores del partido. Pero hubo un detalle que detonó la molestia del León y sus aficionados. El árbitro Perea se lesionó, fue atendido y ese lapso cortó el ritmo a los esmeraldas cuando más empujaban. Se reanudó el juego e inmediatamente apareció el segundo gol. Al sentirse robados, los seguidores locales iniciaron el desastre.

Y comenzaron a verse escenas lamentables: peleas aficionados-policías, gases, heridos, niños llorando, gente huyendo… La seguridad, incluso, tuvo que retirar a muchas personas por la cancha.

Después de 16 minutos de trifulca, el árbitro reanudó pero no pasó nada más. El juego se había terminado desde mucho antes.

Xolos ganó, pasó a la final y, por ser el campeón del Apertura, ahora tiene dos terceras partes del ascenso en sus manos. Veremos si Irapuato opina lo contrario.

Lee también   Otro rugido rumbo al ascenso