Todo parece indicar que la próxima temporada no sólo Barça, Real Madrid y Atlético acapararán todo el protagonismo. La entrada de Peter Lim al fútbol, ha revolucionado al valencianismo, que ha estado falto de estímulos y de noticias positivas en los últimos tiempos. El magnate de Singapur ha prometido invertir 60 millones de euros para confeccionar una plantilla que vuelva a aspirar a codearse entre los mejores. Juan Antonio Pizzi contará, sin duda, con una escuadra más competitiva que la actual.

Antes de la llegada de Lim, la directiva, dirigida por Rufete y el secretario técnico Roberto Fabián Ayala, ya había empezado a dar forma al nuevo proyecto con el fichaje de dos argentinos, Otamendi y De Paúl. El 5 de febrero el Valencia hizo oficial la contratación del central. El Porto confirmó en la Comisión de Mercado de Valores Mobiliarios, por ser un club que cotiza en bolsa, que la operación se tasó en 12 millones de euros.

En el caso del joven De Paúl, de 19 años, que se desempeña como media punta, el club ché abonó 4.8 millones al Racing de Avellaneda.

Son los dos primeros de una lista que podría continuar con dos jugadores del Benfica, el central argentino Ezequiel Garay y el delantero hispano-brasileño Rodrigo. Ambos son propiedad del fondo de inversión Quality Sports Investment, que controla Lim junto al conocido representante Jorge Mendes y Peter Kenyon, ex ejecutivo de Manchester United y Chelsea.

La llegada de ambos futbolistas es más que factible, aunque también ha empezado a sonar en las últimas horas el nombre del colombiano Jackson Martínez, ex Jaguares. Además, el club se ha asegurado una opción preferencial sobre otro de los grandes talentos del fútbol argentino, Luciano Vietto. Delantero de 20 años, pertenece al Racing de Avellaneda.

Lee también   Continúa la maldición de Aaron Ramsey