El cruce entre Chelsea y FC Barcelona en los octavos de final de la Champions League representa muchas cosas. No solo es la reedición de lo que ya es un clásico europeo, sino que para Lionel Messi significa varios retos por superar.

El argentino, que viene de cinco partidos sin anotar, enfrentará este martes dos problemas para él: el Chelsea y su arquero, Thibaut Courtois.

Las estadísticas de Messi contra el portero belga son engañosas, ya que en 11 partidos le ha hecho seis goles. Sin embargo, esos seis tantos se los hizo a un joven Courtois en sus primeros tres enfrentamientos. A partir de allí, sufre una sequía contra el gigante.

Desde el final de la etapa de Courtois en el Atleti, Messi no ha podido anotarle en ocho duelos: dos de Champions, dos de Supercopa, tres de Liga y uno de Copa del Mundo, según recuerda el Diario As.

Además de ello, el crack argentino jugará contra un club al que nunca ha podido hacerle un gol en ocho partidos, desde su primer enfrentamiento en 2005-2006.

¿La novena será la vencida?

Lee también   Superclásico argentino en México sin Riquelme y Cavenaghi